Tener un acceso fácil al jardín es muy importante y una manera de conseguirlo es gracias a las puertas correderas para jardín. Gracias a este sistema el paso a esta zona de descanso es muy práctico y cómodo para cualquier persona.

Cuando pensamos en una puerta de jardín no solo hay que pensar en una puerta abatible, las puertas correderas para jardín son una opción que resulta adecuada sobre todo cuando hay problemas de espacio.

Una solución práctica

Precisamente una de las mayores ventajas de las puertas correderas es que no roban espacio interior ni exterior. Su sistema de puertas que se deslizan por raíles permite que no se necesite espacio para mover la hoja hacia dentro o hacia fuera invadiendo la habitación.

Otra de las ventajas que presentan las puertas correderas es que permite cambiar la hoja de la apertura de derecha a izquierda. De este modo se gana en funcionalidad, adaptándose a las necesidades de cada momento.

Las puertas correderas para jardín se pueden diseñar de diferentes tamaños, desde pequeñas hasta de grandes dimensiones. Es este último caso se puede decidir que en vez de solo dos hojas se realicen tres o más hojas o incluso combinar unas zonas finjas con otras móviles. De esta forma tendremos un diseño práctico y estéticamente bonito.

Unión de dos espacios

Al elegir las puertas correderas para conectar la casa y el jardín se está habilitando una zona de paso de fácil acceso y que sin problemas puede permanecer abierta permitiendo que el aire libre y frescor del jardín entre en el interior del hogar.

Esta unión de ambientes es algo más complicada de conseguir con las puertas batientes, mientras que las puertas correderas resultan ideales para potenciar este concepto.

A su gusto

Además, las puertas correderas para jardín se pueden realizar en diferentes colores y acabados para encajar en los distintos estilos y gustos personales. Todo ello siempre con la mejor calidad de los materiales con los que trabajamos en Elymar.