Subvención Ventanas Next Generation

Puertas para comunidades que mejoran la accesibilidad

Facilitar y mejorar la accesibilidad en las puertas de comunidad es algo fundamental que reclaman cada vez más colectivos de vecinos.

Por distintos motivos en un bloque de viviendas coinciden personas que pueden tener dificultades de movilidad, y para ellos cualquier barrera arquitectónica supone una traba en su paso por las zonas comunes.

Una de estas barreras son las puertas comunitarias. Habitualmente nos encontramos puertas grandes y pesadas que quizás se hayan diseñado más pensado en la seguridad y en la estética que en la funcionalidad. Sin embargo, son a las que se tienen que enfrentar día a día personas con problemas de movilidad, personas mayores, pero también cualquier vecino que acuda con un carrito de bebé, con maletas o cargado.

La solución para mejorar la accesibilidad de las puertas para comunidades puede ser instalar una puerta batiente o corredera.

Este tipo de puertas resultan adecuadas para portales, zonas de jardín o piscina, trasteros o el acceso peatonal al garaje. 

En las comunidades de propietarios la seguridad es muy importante. Las puertas deben asegurar que solo accederán a las zonas comunes las personas autorizadas y esto se puede garantizar tanto con una puerta batiente como corredera. A los automatismos de las puertas se pueden agregar sistemas de apertura mediante mando a distancia (con código fijo o evolutivo), con llave de contacto, magnética o mediante tarjetas de proximidad, entre otras opciones.

Con estos sistemas se garantiza que solo entrarán las personas autorizadas pero al contar con una motorización la puerta se abre y cierra sola facilitando el paso de cualquier persona y, sobre todo, de aquellas que puntual o permanentemente tengan algún problema para pasar.

En el caso de los portales, encajan perfectamente los modelos de puertas batientes o las correderas. Las batientes son quizás más comunes, ya que suele ser el modelo más habitual para un portal al que, en este caso, se instala un kit de motorización. Resultan adecuadas para portales pequeños ya que la puerta de abre hacia dentro aprovechando al máximo el hueco de la puerta para el paso de las personas.

Pero también se puede optar por un portal con puerta corredera automática aunque este tipo de puertas necesita un espacio lateral mayor para que se desplace la puerta.

Para los demás accesos a las zonas comunes en una comunidad de propietarios suele resultar más práctico instalar puertas batientes automáticas para entrar a los trasteros, al garaje o las zonas ajardinadas.