91-007-51-42

Tres cosas a tener en cuenta en las puertas automáticas en Sevilla

Las puertas automáticas en Sevilla son algo muy habitual como en cualquier otra ciudad de España. Pero para disfrutar de ellas durante mucho tiempo y en perfectas condiciones hay que tener en cuenta una serie de factores.

El tiempo

Uno de los factores más importantes que hay que considerar para alargar la vida de las puertas automáticas en Sevilla es el tiempo. En la capital andaluza es normal que el mercurio suba a cotas muy elevadas en los meses estivales. Pero dadas las actuales condiciones climatológicas también comienza a ser normal que se produzcan cambios bruscos así como borrascas con grandes cantidades de agua.

Todo esto hace que las puertas automáticas de garajes, cancelas e incluso puertas de negocios a pie de calle sufran más.

Materiales

Por todo esto hay que prestar mucha atención al tipo de material que escogemos. Las cancelas y puertas automáticas en Sevilla hechas de madera se ven mucho y resultan estéticamente bellas, pero son muy delicadas.

La fuerza del sol puede dañar bastante pronto la pintura y el barniz. Además los cambios de temperatura entre estaciones hacen que la madera se hinche y deshinche. Teniendo esto en cuenta apostar por puertas automáticas de aluminio parece más recomendable.

El aluminio es un material muy resistente que apenas se oxida y que aguanta mucho mejor cualquier inclemencia del tiempo.

Mantenimiento

Ligado por completo a los materiales de las puertas automáticas en Sevilla está el mantenimiento. Como hemos comentado materiales como la madera requieren más mantenimiento que el aluminio y esto se traduce en un mayor coste.

Pero no solo hay que tener en cuenta el mantenimiento de la puerta por el tipo de material, también hay que cuidar los mecanismos y engranajes que accionan la puerta. Las temperaturas extremas también influyen en los motores y hay que vigilarlos y lubricarlos.  

Es necesario hacer un lubricado de los mecanismos de una puerta automática pero hay que tener cuidado de no pasarse y de usar el producto adecuado para cada caso y ante cualquier duda lo mejor es consultar a un experto antes de provocar daños en la puerta.