Subvención Ventanas Next Generation

¿Puerta de garaje seccional o enrollable?

Si tienes un garaje pequeño donde todo está justo de espacio y no puedes desperdiciar ni un centímetro necesitarás instalar una puerta de garaje seccional o enrollable. Estos son los dos modelos que mejor te ayudarán a tener un aprovechamiento más eficiente de tu espacio. 

Características de una puerta de garaje seccional o enrollable

Antes de elegir un modelo concreto es importante conocer las características de cada uno de ellos para ver qué es lo que más nos interesa. 

Pues bien, aunque los dos tipos son hasta cierto punto similares tienen sus diferencias. Una puerta de garaje seccional o enrollable se caracteriza porque la hoja queda en la parte superior, junto al techo. 

En el caso de la puerta seccional está formada por un número determinado de bandas o tramos metálicos que se desplazan por unos raíles de manera paralela al techo del garaje. En la puerta enrollable, como su nombre indica, la hoja se enrolla en un tambor situado en la parte superior de la puerta. 

La puerta seccional deja prácticamente todo el hueco de entrada libre, solo se resta el grosor de la hoja y unos centímetros necesarios para su desplazamiento por los raíles. Para que una puerta enrollable deje todo el hueco de entrada libre conviene picar un espacio en la pared para incrustar la caja con el tambor, porque de lo contrario se restan varios centímetros del acceso. 

Una cuestión de estética

Los dos modelos son muy prácticos y lo cierto es que la elección de uno u otro se acaba  haciendo por la estética. 

La puerta seccional proporciona una estética moderna que encaja con todos los estilos. Se puede jugar con el tamaño de los tramos y se pueden incorporar molduras para personalizar la puerta. Otra posibilidad es poner un tramo de ventanas en la parte superior o en medio para tener una mejor ventilación y también aumentar la entrada de luz natural.  

Otra característica destacable de las puertas seccionales es el aislamiento. Los paneles cuentan con un revestimiento interior que aisla el garaje de la temperatura exterior y también mejora el aislamiento acústico. 

Con una puerta enrollable también se dispone de estas prestaciones a las que hay que añadir que ambas puertas se pueden motorizar para mejorar su manejo y aumentar la comodidad de los usuarios